martes, 20 de febrero de 2018

Juegos sobre el desperdicio de alimentos

Como queremos que nuestro proyecto llegue al mayor número de personas posible no nos hemos olvidado de los más pequeños por eso hemos realizado una serie de juegos, relacionados con el desperdicio de alimentos, para ellos...



¿Cuánto sabes sobre el desperdicio de comida?





miércoles, 31 de enero de 2018

#Apps para evitar el #desperdicio alimentario: El secreto para no desperdiciar comida está en la palma de tu mano

Piensa en las veces que has experimentado una situación similar a alguna de las descritas a continuación:
  • Cuando has ido al supermercado, te has dejado llevar por una oferta irrepetible que te ha asaltado según franqueabas las puertas del establecimiento.
  • Has preparado comida en cantidades ingentes, como si no hubiese un mañana.
  • Has ido de compras y como no recordabas si tenías plátanos (o cualquier otra cosa), has comprado (por si acaso) para descubrir al llegar a casa que tu despensa rebosa.
  • Has hecho limpieza y has descubierto un tarro abandonado en la despensa o el frigorífico donde los mohos campan a sus anchas.
Como ya habrás podido deducir, una de las consecuencias directas de cualquiera de los casos expuestos suele ser el desperdicio de comida, una lacra de este desigual mundo donde millones de personas no tienen qué llevarse a la boca mientras los platos de otros varios millones, al igual que sus cubos de basura, rebosan. 


Aunque con la afirmación anterior no intento transmitir que si conseguimos erradicar el desperdicio de alimentos vamos a acabar de un plumazo con el hambre, en tanto en cuanto considero que se trata de un problema en el que concurren diversas causas, no solo el desperdicio, creo interesante hacer mención a una estimación de la FAO: con salvar solo un cuarto de la comida estropeada o desperdiciada actualmente, sería suficiente para alimentar a más de 800 millones de personas en el mundo.

Actualmente se desperdicia o echa a perder casi un tercio de lo que se produce diariamente. El problema es de tal calibre que las Naciones Unidas han marcado la reducción del desperdicio de comida como uno de los objetivos contemplados en el marco de sus Objetivos para el Desarrollo Sostenible.

Es cierto que ante estas cifras desorbitadas, las acciones que cada uno de nosotros podamos llevar a cabo pueden parecer nimias, pero, ¿de verdad no te sonrojas cuando arrojas a la basura un montón de comida estropeada o sobrante? Solo por evitar esa forma tan tonta de tirar el dinero (unos 250 €/año por persona, según datos de 2013), creo que merece la pena compartir contigo algunas soluciones que pueden serte de utilidad. 

La tecnología, por ejemplo, ha encontrado un campo de desarrollo muy interesante en la reducción del desperdicio alimentario. Así, actualmente, avances tales como el internet de las cosas o la sensórica se están empleando para controlar la cadena de frío en el transporte de alimentos perecederos (paradójicamente, en el conjunto de la cadena de suministro, la distribución es la etapa en la que menos comida se desperdicia).

Sin embargo, es el teléfono móvil, ese smartphone con el que convives a diario, el que se está desvelando como una poderosa arma. Empleando este elemento como soporte, están surgiendo múltiples iniciativas que emplean aplicaciones móviles para poner en contacto a oferentes con demandantes de comida. 

La mayor parte de los modelos de negocio que se están desarrollando están orientados a poner en contacto establecimientos con excedentes de comida con personas que desean adquirir esos alimentos a un menor precio. Ejemplos de este tipo de aplicaciones son Too Good To Go, una iniciativa que ha logrado extenderse por seis países desde su Dinamarca nativa u Olio, de Reino Unido, que ha cosechado numerosos premios y críticas de alabanza. 

Aunque un poco más tarde a esta tendencia que invade Europa, en España también están empezando a surgir proyectos similares. Así, puedes encontrar, por ejemplo, iniciativas como Ni Las Migas, que opera principalmente en el área metropolitana de Madrid; Eat You Later, que inició su andadura en 2017; o Nice To Eat You, de Zaragoza, proyecto cuya app aún está en desarrollo, pero que cuenta con el aval del programa emprendedor Yuzz. 

También existen otras aplicaciones que ponen en contacto a unos particulares con otros. Una de las iniciativas más conocidas es Yo No Desperdicio, que además de servir como plataforma de contacto, comparte también recetas de cocina para que aproveches la comida sobrante y ofrece charlas con respecto al tema del desperdicio de comida. 

Otra categoría de apps podría ser la orientada a organizar tu despensa y recordarte qué alimentos tienes y qué tienes que comprar en tu próxima visita al supermercado. Una de las más conocidas es FoodKeeper que, aunque está desarrollada por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, tiene versión en español. Recientemente también se ha lanzado otra app similar de nombre CogZum, aunque por el momento no está activa en España. 

Y, por supuesto, en internet tienes a tu disposición decenas de recetas de cocina con las que podrás preparar deliciosos platos con esos alimentos que de otra forma tirarías a la basura. Solo es necesario que introduzcas en el buscador algo parecido a “recetas de cocina para aprovechar las sobras” para que se obre la magia. 

Al final ya ves que reducir el desperdicio de comida no es tan difícil. Solo hace falta un par de cosas que en la mayoría de nosotros viene de serie: un poco de lógica a la hora de consumir y una pizca de voluntad.